Protegerse de robos en casa durante vacaciones

Protegerse de robos en casa durante vacaciones
Para evitar robos en las vacaciones, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones... mediante las que se conseguirá mantener a raya a todo tipo de delincuentes que se dediquen a robar en viviendas. Antes de tomar cualquier otra medida, hay que asegurarse de que la cerrajería de nuestra entrada principal está en buenas condiciones y tiene al menos los mecanismos para evitar las técnicas básicas de robo. Si tiene dudas respecto al estado y características de su cerradura, los maestros cerrajeros pueden informarle. Ellos realizarán una revisión completa y determinarán si es necesario algún componente extra para optimizar la seguridad. Hay que tener en cuenta que hay ladrones que utilizan sofisticadísimas técnicas de robo. A veces son técnicas robadas a los maestros cerrajeros. El bumping es una de estas técnicas, un procedimiento que puede hacer estragos en toda clase de cerraduras, excepción hecha de las que incluyen cilindros anti bumping.

Otro de los métodos de robo que hay que evitar es el impresioning. Mediante este procedimiento, los ladrones entran prácticamente en cualquier lugar que guarde sus puertas con cerradura tradicional, aunque en principio sea resistente a otros robos. Este procedimiento también es de gran peligrosidad para los usuarios, puesto que los ladrones podrán cometer entrada fraudulenta sin tener que tener entre sus manos la llave principal, ni siquiera copias. La mayoría de los ladrones no sabe utilizar este método, pero hay que proteger casas y negocios contra los ladrones que sí saben servirse de él. Para ello, se propone la instalación de cerraduras sin llave o cerraduras electrónicas.

De todos modos, hay que tener en cuenta otros factores, no solo la adecuación de cerrajería anti ladrones. Por ejemplo, es de gran importancia ser discreto y no propagar a los cuatro vientos que nos vamos a ir de vacaciones. Los ladrones tienen que desconocer este hecho, así como deben también desconocer si una casa está sola, por eso se hace necesario, durante el veraneo, que personas de confianza acudan para cambiar la posición de persianas o contraventanas, así como para recoger el correo del buzón y realizar otras actividades que indiquen presencia humana.